Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por keta

Photo
Enviada por keta

Photo
Enviada por keta


 

A mi perro, le estoy muy agradecida…

Relato enviado por : Narrador el 18/12/2011. Lecturas: 22754

etiquetas relato A mi perro, le estoy muy agradecida…   Zoofilia .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
Bueno realmente al principio no era mi perro, pero después de lo que me sucedió, no quiero pensar que sería de mí sin él.


Relato
Yo aunque soy viuda, y pronto estaré por acercarme más a los cincuenta, no he dejado de trabajar, y diariamente cada vez que salía de casa, le ponía algo de la comida que me sobraba, a un perro negro callejero, que se la pasaba por la calle de mi casa.

Yo regresaba a casa, y estaba abriendo la puerta de la calle, cuando un par de tipos, a los que no les había prestado atención me han dado un fuerte empujón dentro de la casa, una vez que abrí la puerta. De inmediato, uno de ellos amenazándome con un cuchillo de carnicero, me dijo. Si grita le corto el cuello, así que denos todo el dinero, y valla quitándose la ropa. Yo estaba tan asustada que empujé mi cartera con los pies, en la dirección en que estaban parados ellos dos, y temblando de miedo sin verlos a la cara, comencé a desabotonar mi blusa, mientras que uno de ellos recogió la cartera, la abrió y sacó el poco dinero que tenía dentro, para luego tirar mi cartera a un lado y volverme a repetir con voz de alcohólico que me diera prisa en quitarme la ropa.

Ya me había quitado la blusa y aun tirada en el piso comencé a quitarme la falda, mientras que uno de ellos le decía al otro, ok mano primero yo y después le das tú por el culo, o la pones a mamar. Yo nada más de pensar en que me iban a violar, y quien sabe que más, me ha dado un ataque de pánico, y aunque no quería, no podía dejar de llorar. Uno de ellos se me acercó estando ya prácticamente desnuda, y cuando me puso una de sus sucias manos encima, comencé a gritar como una desesperada. Mientras que el tipo que tenía el cuchillo, a gritos me ordenaba que me callara, o me atravesaría con su cuchillo.

De momento, cuando quien sabe que pensaba hacer el del cuchillo, no sé como apareció en el medio de la sala ese tremendo perrazo negro, ladrando fuertemente, y mostrando todos sus dientes a los dos delincuentes. Quienes al verlo, de seguro se asustaron y por la misma puerta que entramos salieron corriendo, con el perro de tras de ellos. A mí me costó algo de trabajo tomar el teléfono y llamar a la policía, pero una vez que lo hice, me sentí más tranquila, y mi única preocupación era por el perro que se había ido corriendo tras ellos.

No bien había pasado ni diez minutos, ya me había vuelto a poner mi ropa, cuando sentí que el perro ladraba en la puerta de la casa. Me asomé y ahí estaba, moviendo su rabo, sin ninguna herida, yo estaba tan contenta de verlo que de inmediato lo abracé, y luego le lo hice pasar dentro de mi casa y le puse un buen plato de comida.

No pasaron ni cinco minutos más, cuando sentí que tocaban la puerta, era la policía, el oficial me preguntó si yo los había llamado, y si los tipos que estaban en la patrulla eran quienes me habían asaltado. En efecto era ellos, y después de darle mi declaración, y que me devolvieran mi dinero, el oficial me dijo, estos no aprenden, apenas llevan dos días en la calle, y con esto de seguro se van a quedar para el resto de sus vidas en la cárcel.

Yo ante todo lo sucedido, decidí dejar que el perro, o Negro como es que decidí llamarlo, se quedase en casa. Realmente no sé ni de que raza es, es bien grande, de pelaje corto, y completamente negro.

Los primeros días los dejaba durmiendo, en el patio trasero de casa, le ponía comida y me marchaba a trabajar, pero como a la semana, me di cuenta de que Negro, que siempre me recibía alegremente, moviendo su largo rabo, apestaba un poco. Por lo que decidí darle un buen baño, así que después de que un compañero de trabajo me dijo que lo último que debía lavarle era la cabeza, un viernes en la tarde comencé a bañarlo, y como me dijo mi compañero de trabajo, se comportó muy bien, le enjaboné la barriga, hasta que le mojé la cabeza, casi de inmediato comenzó a sacudirse, mojándome a mi completamente.

Por lo que casi de inmediato comenzó a correr alegremente por todo el patio y a juguetear conmigo. Como mi patio es completamente cerrado, y me encontraba completamente mojada, decidí quitarme la ropa, y dejarla secando. Pero apenas me quedé en pantis, Negro continuó jugueteando conmigo, yo me ponía a correr tras él, y negro salía corriendo, dando la vuelta me sorprendía, pasando entre mis piernas, y haciéndome perder el equilibrio. Hasta que ya algo cansada, le ordené que se quedase quieto. Fue cuando se detuvo, y a pocos pasos de mi se quedó sentado, y tranquilamente comenzó a darse largas lengüetadas sobre su propio miembro.

En realidad hasta ese momento no había reparado o puesto a tención en esa parte del Negro, pero al verlo como esa cosa rosada salía de su cubierta de piel, mientras él mismo se la lamía, no pude dejar de verlo. Y de momento me puse a pensar en el largo tiempo en que yo no me acostaba con un hombre, desde la muerte de mi esposo. Rápidamente caí en imaginarme como sería el llegar a tener relaciones con Negro, cosa que me asustó, y de inmediato me levanté del suelo, y me dirigí a casa, para darme un buen baño. Pero fue peor el remedio que la enfermedad, como dicen, ya que a medida que comencé a sentir el agua caliente cayendo sobre mi cuerpo, no pude evitar llevar mis dedos entre mis piernas, y al tiempo que me imaginaba como seria el dejar que Negro me penetrase, yo comencé a apretar entre mis dedos firmemente mi clítoris, jalándomelo, y acariciándomelo yo misma hasta que disfruté de un raro pero rico orgasmo, como nunca antes lo había disfrutado.

El resto de la tarde y de la noche no hice otra cosa que pensar en cómo sería dejar que Negro, me penetrase. Ni idea tenía de que debía hacer, tan es así que por miedo al qué dirán, o por no encontrarme con un vago que quisiera que yo lo mantuviese, no me atrevía ni tan siquiera a pensar en otro hombre en mi vida. Pero la loca idea de dejar que el perro me penetrase o se apartaba de mi mente. De momento me entro una calentura, y no me explico cómo tomé la decisión de pararme de la cama, quitarme toda mi ropa de dormir, y así completamente desnuda como me quedé, salir de mi habitación, y dirigirme al patio trasero de mi casa.

Al abrir la puerta ya Negro se encontraba parado frente a ella, moviendo su largo rabo, yo no sabía qué hacer, por lo que se me ocurrió ponerme a juguetear con él, tirándome sobre la tierra del patio, me puse a hacerle un poco de cosquillas. De inmediato me fijé en su miembro, oculto dentro de su cubierta de piel, como asomaba ligeramente su punta, con una de mis manos le seguí acariciando la barriga, hasta que poco a poco comencé a rosarle con mis dedos.

Negro de momento se puso de pie, pero acercándose más a mí. Que me encontraba como ya les dije, tirada sobre la tierra, separé mis piernas, y sin que yo lo pudiera controlar, sentí su gruesa y larga lengua caliente, lamiendo mi peludo coño. Fue como si un rayo de electricidad, recorriera todo mi cuerpo. De inmediato, y a pesar de que Negro continuaba lamiendo divinamente todo mi coño, me puse como si estuviera gateando, dejando mis piernas algo abiertas, mientras que él sin detenerse, continuaba lame que lame, toda mi vulva y hasta mi culo. Yo me encontraba como poseída, deseosa que de que Negro finalmente me montase como si yo fuera una verdadera perra.

No pasaron ni unos pocos segundos, cuando él dejó de lamerme, entre las piernas y mis nalgas, que sentí como su peludo cuerpo, que se había montado sobre mí. En fracciones de segundos, sentí como su rosado miembro comenzó a chocar contra mi vulva, sin acertar introducirse de inmediato, pero tras un par de movimientos de Negro, sentí como esa cosa rosada y caliente, me comenzaba a penetrar divinamente. En los cuatro años de viudez que llevaba, salvo raras ocasiones había pensado en sexo, y finalmente me autosatisfacía yo misma. Pero lo que estaba haciendo con Negro, iba mucho más allá de lo que me pudiera haberme imaginado. Yo sentía como entraba y salía su erecto miembro de mi caliente y mojado coño. Yo me sentía en la gloria, gimiendo o mejor dicho casi aullando de felicidad, cuando algo que no me esperaba sucedió, sentí algo para lo que no estaba preparada, ya de por si, el placer que el Negro me estaba proporcionando, era algo fuera del este mundo para mi, cuando tuve la impresión de que su verga se ponía mucho más grande, dentro de mi ya satisfecho coño. En efecto fue así, y era algo que hasta esos momentos yo ignoraba, pero que me produjo una mayor sensación de placer. Yo no dejaba de moverme, y aunque Negro, me tenía bien sujeta con sus patas delanteras, yo restregaba mi cuerpo contra el de él, buscando sentir un mayor placer.

Sus movimientos se aceleraron, hasta un punto en que yo no lo podía creer, y de golpe se detuvo. Si volvió a moverse, pero finalmente se quedó completamente quieto, para a los pocos segundos bajarse, y fue cuando me di cuenta que ambos continuábamos pegados, su verga dentro de mi coño, y me acordé de ver esa misma posición en perros que tenían sexo en medio de la calle. Luego me recordé algo de que una chica en mi pueblo, decían que la habían visto pegada a su perro. Al principio me asusté un poco, pero después de un buen rato, el miembro de Negro debió ir recuperando su tamaño normal, y apenas pudo lo sacó de mi coño. De inmediato él se dedicó a lamer su cosa, mientras que yo continuaba completamente agotada pero satisfecha por el placer que él me había proporcionado, con mis tetas pegadas a la tierra, y mi culo al aire. No sé cuanto tiempo pasé así exactamente, ya me estaba quedando dormida, cuando sentí nuevamente su lengua lamiendo, su semen que chorreaba de mi coño y corría por gran parte de mis muslo.

Finalmente me puse de pie, Negro se fue a costar a su rincón favorito, y yo me dirigí al baño a darme una buena ducha, ya que olía a perra, y de mi coño aun escurría algo de su viscoso semen. A medida que me comencé a bañar, me preguntaba a mi misma como era posible que hubiera hecho eso con mi perro, y hasta me dio miedo de haber agarrado alguna infección, como se lo explicaría a mi ginecóloga. Después de lavarme hasta con vinagre todo mi coño, se me ocurrió buscar en internet información, con decirles que cuando me levanté de la silla ya eran casi las doce del día. Eso sí encontré mucha información, y muchas exageraciones, pero aprendí que manteniendo un buen aseo personal no debo preocuparme de nada. En cuanto Negro, ya tenemos una especie de rutina, basta que me vea de pie desnuda, que de inmediato sabe lo que quiero.

En una cuantas ocasiones, me he puesto a beber, con algunas amigas al salir de la oficina, y al llegar a la casa, lo he continuado asiendo, y esas han sido las ocasiones en que quizás por lo borracha que me he puesto, he llegado a ponerme a mamar la verga de Negro, al principio apenas me he quitado toda la ropa, dejándola tirada en la sala, me he puesto hacerle cosquillas en su barriga, y lentamente he ido acercando mi rostro a su miembro, y la primera vez que lo hice fue una especie de impulso que sentí, cuando me vine a dar cuenta ya se lo chupaba como una loca, pero sujetando el gran bulto que se le había formado, hasta que un gran chorro de leche, del cual me tragué gran parte inundo mi boca. En otra ocasión que también llegué bien borracha, después de haber dejado que me lamiera el coño y hasta mi culo, se me ocurrió pensar que sentiría si lo dejaba que me lo enterrase por el culo, por lo que cuando me ha ido a montar he dirigido su miembro al centro de mis nalgas, la verdad es que me ha dolido, pero también es cierto que lo disfruté mucho, y creo que a él también le ha gustado bastante, solo que no le he soltado su bulto, porque sino de seguro me revienta toda. En ocasiones me he puesto a pensar que esas son dos cosas, que a mi difunto esposo no se lo permití.

Otros relatos eroticos Zoofilia

de niÑa me violo mi perro

Categoria: Zoofilia
mi mama salio de la casa temprano y quise entrar al perro para que me acompañara, pero lo que hizo adentro fue mas de lo que imagine, me descuide y me follo.
Relato erótico enviado por judagimazo1 el 05 de February de 2014 a las 15:59:48 - Relato porno leído 292301 veces
A los 11 años fuí iniciado en un viaje a Alemania.
Relato erótico enviado por Anonymous el 09 de July de 2004 a las 00:29:55 - Relato porno leído 181182 veces

desvirgada por mi perro

Categoria: Zoofilia
el perro de mi casa me desvirgo
Relato erótico enviado por Anonymous el 06 de December de 2009 a las 15:49:52 - Relato porno leído 173897 veces

me desvirgo un cochino

Categoria: Zoofilia
Yo inmovilizada mientas el cochino se acercó con su verga erecta y como tenia falda y a pesar calzones rotos no se le dificulto y de inmediato me metió su verga en mi vaginita y como ya se imaginaran el tamaño de su verga, sentí que me partieron mi vagina con todo y mis piernas.
Relato erótico enviado por Anonymous el 15 de June de 2009 a las 01:10:29 - Relato porno leído 129382 veces
hola amigos lectores de este espacio virtual mi historia trata de una vez que tube una aventura casi pecaminosa para mi, con mi perro este espacio me parece un lugar ideal y recomfortante para desaogarme o simplenemte contarlo imvito a que ustedes tambien hagan lo mismo lo comprobaran.
Relato erótico enviado por maryorit el 06 de February de 2006 a las 10:42:04 - Relato porno leído 125274 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'A mi perro, le estoy muy agradecida…'
Si te ha gustado A mi perro, le estoy muy agradecida… vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar A mi perro, le estoy muy agradecida…. Narrador te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
Este relato no tiene comentarios

Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato A mi perro, le estoy muy agradecida….
Vota el relato el relato "A mi perro, le estoy muy agradecida…" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 2
votos: 1

No puedes votar porque no estás registrado

Online porn video at mobile phone


relatos eróticos la condesatirame leche relatod sexomi tio me cojio ayay sacala. relatos pornoporno0Š9oranver relatos ingesto vivo sola con mi papá y medesvirgaRelatos pornos de casadas que negros peones la cogieronrelatos xxx trio parejas campesinas clrelato metemela raulHistorias...me puse un camison para exitar a mi hijoa mi marido lo converti en maricarelatos me cojio el amigo de mi hijorelatos de papas quitandole su virginidad a sus hijas Leer sus relatossoy hombre casado y me pemetro otro hombre relatosrelatos eroticos no por ahi noRelatos mi hermano se coje a mi esposa letymi comadre se emborracho y me dio unas mamadas de verga bien sabrosasrelatos fotos madres micro cacheterosrelatos eroticos con mi profesor gordo y feo xxxmi tio me cojio ayay sacala. relatos pornorelatos pornos me embarazo mi vecinoRelatoporno doctor culeeme por favorvideos porno mujeres dejándose penetrar por perros quedando pegadosrelatos calientes me coji a la hija de la CenicientaINCESTUOSASXXX.COM MADRES REALES ASALTACUNAS -youtube -site:youtube.comle pedi ami esposa borracha que se dejara cojer por mis amigosRelatosdePenesnegrosrelatos eroticos sin condon por favor un mujeron tetona lactando relatos eroticosmi cuñada y el ginecologo porno relatoxxx relatos esposa emputecida por morboso viejosexo entre hombre y señorita en lugares publicos-relatos eroticosvagina de cu 0Å 9adas mojadas pornoVideo porno nenita d papa perdiendo l virjinidaRelatos xxx vecinas sedientas de penerelatoserotikosde hijas sobrinas madres tias padrastroswww.sexorelato confieso que mi esposa me pone los cuernosRelatos eroticos seduje a una crossdresserrelatos eroticos de cholitas desvirgadaslas nalgotas d paula historiarelatos filiaresme desfloro en el establoVideo de sexo cachonda masturbandose mamadera de cuca relatos entre profesor y estudiantesporno relatos. a mi esposa chantajean por andarRelatos mi esposa y sus chores corto y mi compadre mi novia calienta a los mecanicos pijudo relatosme encargaron cuidar a mi vecinita y me la cogi relatosvagabundos se follan a mi mama relatoporno relatos gay .me gusta tu lindo culitoquitame la ropa y culeameRelatos de amas de casas insatisfechas e infieles le rompen el culoRatos eroticos me la coji en el parquehttp://googleweblight.com/?lite_url=http://elektrik36.ru/relatos-de/asiii&ei=j1IC1eZd&lc=es-419&s=1&m=849&host=www.google.com.br&f=1&gl=ar&q=Relatos+eroticos:+dame+mass+papitooo!&ts=1527464666&sig=APs-2GwGwIuG1z7Oxo_Wj0Gb3dWb1ztVVQcomo masturbarmetrelatos mi esposa se sorprendio cuando le mostro su pene muy grueso mi compadrerelatos eroticos le destroze el culo a mi hermana y le dolioxxx relatos la suegra no lo saque me cagorelatos con suegras de borracherami cu0Š9ada la violan los perros relato xxxRelato erotico m cogi a las hijitas chiquitas d una prostitutaanythingRelatos espiando a mi cu?ada desnudaRelato me cogi a la gorda del circohujendole ami cuñada y la la tia me follarelatos eróticos de me cojo a mi comadre y a su hija gordarelatos calientes el c***** de mi hija recibió los mecosconquistando a Paola relato eroticomi madreal cojer dice puterias relato buscador relato erotico el dia q desvirgue a mi hermanaRelatos erotico porno encontre ami hermana en un burdelRelatos de sexo no consentido en metro